#1 ¿Traducir para Netflix? Hermes y el desprestigio de la traducción audiovisual.

Como todos sabréis por estos lares del mundillo de la traducción, la subtitulación consiste en la incorporación de un texto escrito (subtítulos) en lengua meta a la pantalla en la que se exhibe una película en versión original, de forma que estos subtítulos coincidan tanto como sea posible con las intervenciones de los personajes de la pantalla (Chaume Varela, 2004: 33).

Esta modalidad se utiliza en menor medida en España que el doblaje, aunque es la predilecta en ciertos ámbitos y entre los telespectadores que poseen, generalmente, un mayor nivel educativo. La mayor dificultad que supone esta modalidad es la necesidad de sintetizar la información, puesto que los subtítulos se rigen por normas estrictas para que los telespectadores puedan leerlos de forma cómoda, y no siempre es posible incluir en los subtítulos toda la información que dan la imagen y el sonido de la versión original. 

Netflix-Amazon-HBo

A pesar de que, como hemos dicho antes, esta modalidad de traducción audiovisual no es tan utilizada como el doblaje en España, ha ganado una considerable importancia gracias a plataformas de pago como HBO, Netflix o Amazon Prime, las cuales, además, han contribuido a la visibilización de nuestra profesión. A continuación, nos centraremos en el polémico caso de una de estas plataformas: Netflix.

Hace dos semanas, Netflix lanzó la plataforma Hermes para encontrar traductores que subtitulen sus series, filmes y documentales. Esta plataforma pone a prueba a cualquier persona que quiera realizar el examen, tenga experiencia en subtitulación o no. Si al finalizar el examen se obtiene una nota de entre 80 y 100 puntos, Netflix considerará si contratar al examinado.

En el caso de superar la prueba y suscribir un contrato con Netflix, el traductor trabajará desde su hogar, y el dinero que gane dependerá de la combinación de idiomas con los que trabaje. Podéis comprobar en este enlace la cantidad que ganaban los subtituladores de Netflix a fecha de diciembre de 2016 dependiendo de sus lenguas de trabajo. En el caso de la combinación de inglés a español peninsular, la tarifa es de 12 dólares por cada 10 minutos de trabajo.

No está mal, ¿verdad? Sin duda alguna, esta es una grandísima oportunidad para introducirse en el mundo de la traducción audiovisual y, más concretamente, en el mundo de la subtitulación. A pesar de que la mayoría de traductores audiovisuales puede que ya trabaje para Netflix, ya sea directamente o a través de ciertos intermediarios, muchos estudiantes de traducción o profesionales que no se hayan adentrado en este mundo pueden aceptar el reto y conocer más sobre este fascinante campo de la traducción.

No obstante, esto desprestigia en cierto modo la traducción audiovisual y a los profesionales que a ella se dedican, puesto que, al permitir que cualquier persona pueda realizar el examen, Netflix está alimentando la falsa idea (por desgracia, muy extendida) de que cualquiera que sepa dos idiomas puede dedicarse a la traducción y vivir de ello, a pesar de no tener estudios en el campo o de no tener ningún tipo de experiencia previa. Honestamente, la subtitulación será muchas cosas, pero fácil puedo asegurar por experiencia propia que no.

Además, la prueba no es lo suficientemente exhaustiva, puesto que en la primera parte de la misma se realizan preguntas que no están relacionadas en absoluto con la traducción audiovisual o la subtitulación. En su lugar, son simples preguntas sobre expresiones hechas en inglés. También es necesario destacar que la plataforma Hermes permite que el usuario pueda buscar el significado de estas expresiones en otra pestaña del navegador para después introducir la respuesta tras haber contrastado todas las posibles opciones.

Por lo tanto, esto nos lleva a plantearnos la siguiente pregunta: ¿Aprobarán la prueba las personas que de verdad estén capacitadas para realizar el trabajo de subtitulado? ¿Podrán pasar la prueba aquellas personas que no han tenido ningún tipo de relación previa con la subtitulación? ¿Pensáis que Netflix se esperaba obtener una respuesta tan sobrecogedora?

A pesar de todo, es de mucho agradecer que una de las más grandes plataformas para el consumo de productos audiovisuales en línea emprenda este proyecto que, sin duda alguna, dará una gran visibilidad a la profesión de los traductores audiovisuales. Como se suele decir, al César lo que es del César. ¡Gracias, Netflix!

¿Vosotros qué opináis? ¡Dejad vuestras opiniones en la sección de comentarios!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s